De Federico García Lorca podría hablarse mucho. Por más que se conozca su vida y aún más su obra, siempre podrá hablarse mucho, y bien, de este autor cuya existencia fue secuestrada y cercenada un 18 de agosto de 1936, a la edad de 38 años. La gran incógnita sigue siendo hasta dónde podría haber llegado este artista que hasta aquel fatídico día nos legó obras tan grandiosas.

Quiero reivindicar aquí su faceta de poeta, y lo hago con uno de los poemas que desde siempre más me han conmovido.

La casada infiel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *