Nombrar  a Agatha Christie es evocar el mundo de la novela de suspense. De su imaginación nacieron los mundialmente famosos detectives Hércules Poirot  y Miss Marple. Pero Agatha Christie fue bastante más  que la madre literaria de estos dos personajes. Hubo dos detectives de ficción más, Tommy y Tuppence Beresford, bastante menos conocidos, cuyas aventuras en común, tanto en lo personal como en lo profesional, se desarrollan en una colección de cinco novelas.

Agatha Christie cuenta en su haber con diecisiete obras teatrales, dos libros autobiográficos, tres libros de poemas e historias infantiles, cuatro obras de teatro radiofónicas y seis novelas románticas que firmó con su segundo seudónimo, Mary Westmacott. El primero era, curiosamente, el nombre con el que es universalmente conocida: Agatha Christie. Sí, porque su nombre real era Agatha Mary Clarissa Miller. Al parecer, quiso que sus dos nombres de pila apareciesen en la autoría de sus obras.  

En su día, el Libro Guinness de los Récords calificó a Christie como la novelista que más obras ha vendido de todos los tiempos.  En 2013, su obra El asesinato de Roger Ackroyd fue elegida como la mejor novela de crimen de todos los tiempos por seiscientos miembros de la Asociación de Escritores de Crimen. Por eso, dentro del amplio abanico de obras que podría recomendar, es la lectura que recomiendo aquí. Fue publicada en 1926 por la editorial William Collins, Sons, y su protagonista es el peculiar Hércules Poirot.

El asesinato de Roger Ackroyd

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *