Al igual que en tantas otras profesiones, saber envejecer con dignidad es todo un mérito, especialmente si esa profesión se desarrolla de cara al público y en el ámbito de la fama. Demasiado a menudo vemos actores, actrices, cantantes, artistas en general que, no resignados a retirarse, a dejar de estar en boca del público, a poner punto final a su carrera, en definitiva, a dejar de ser lo que fueron, se someten a operaciones quirúrgicas que no siempre obtienen los resultados apetecidos o se empeñan en arrastrarse por los escenarios o la pantallas con más pena que gloria.

Tom Jones, el legendario Tigre de Gales, es un ejemplo de cómo transitar con dignidad por los áridos senderos de la vejez. Su participación en el programa The Voice UK ha engrandecido su ya de por sí enorme figura. Si en su día fue una estrella que destelló con brillo propio, como miembro del jurado ha brillado por su humildad, su empatía, sus comentarios y por saber seguir brillando sin perder un ápice de su personalidad.

Por si fuera poco esa actitud y esa aportación tan encomiables, Tom Jones continúa teniendo la voz que lideraba Tommy Scott & The Senators, la banda beat local que tocaba en locales nocturnos de Gales del Sur y que maravilló al mánager Gordon Mills, quien supo encauzar su carrera. Cierto que los años imprimen su huella en esa voz, lo mismo que lo hacen con el físico, pero es una huella que incluso magnifica el talento y el don del inolvidable Tigre de Gales.

En un programa de la edición de 2018, Tom Jones interpretó a capella y en directo It’s Not Unusual, la canción que en 1965 le catapultó al éxito. En esa interpretación se resume el mensaje de estas líneas: quién fue y quién es. Y como homenaje a ambos tiempos, adjunto los minutos de The Voice UK y su intervención en el Especial Nochevieja de TVE de 1974.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *