Posiblemente, el mejor homenaje que se puede rendir a un autor o a una autora sea la difusión de sus obras.

El pasado día 19 nos abandonaba físicamente Umberto Eco, escritor, ensayista, filósofo y semiólogo.

En recuerdo suyo dejo aquí unas páginas de su novela más célebre, 

El nombre de la rosa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *