Ángeles de Irisarri —quien, por cierto, inauguró la sección